Ficción / Género policíaco y de misterio / DETECTIVES VICTORIANAS

DETECTIVES VICTORIANAS

DETECTIVES VICTORIANAS. LAS PIONERAS DE LA NOVELA POLICIACA

LAS PIONERAS DE LA NOVELA POLICIACA

WILKINS, MARY E. / SIMS, GEORGE R.

22,95 €
IVA incluido
Consultar disponibilidad
Editorial:
SIRUELA
Año de edición:
2024
Materia
Género policíaco y de misterio
ISBN:
978-84-19942-95-1
Páginas:
332
Encuadernación:
Rústica
22,95 €
IVA incluido
Consultar disponibilidad
Añadir a favoritos

Los mejores relatos protagonizados por las primeras detectives de la historia de la literatura.


En los últimos años de la era victoriana, la opinión pública británica estaba fascinada —¡y preocupada!— por esa sospechosa figura conocida como la nueva mujer. Montaba en bicicleta, conducía esos peligrosos automóviles y no le gustaba en absoluto que le dijeran lo que tenía que hacer. También en la novela policiaca, estas mujeres rompían todas las reglas: en lugar de asistir a recepciones para tomar el té y conversar sobre las últimas tendencias de la moda, estas detectives pioneras preferían perseguir a un sospechoso bajo la espesa niebla de Londres, tomar ellas mismas las huellas dactilares a un cadáver o, incluso, cometer algún delito menor para así resolver un caso especialmente difícil.


Esta antología reúne por primera vez a las más grandes luchadoras contra el crimen de la época —y también a algunas selectas delincuentes—, como Loveday Brooke, Dorcas Dene o Lady Molly, predecesoras de las modernas damas del crimen. Relatos inteligentes, dinámicos y extremadamente divertidos, de mujeres que, por fortuna, se negaron a ocupar el estrecho lugar que la sociedad les tenía reservado.


W. S. Hayward, Andrew Forrester, C. L. Pirkis, Mary E. Wilkins, Anna Katherine Green, George R. Sims, Grant Allen, M. McDonnell Bodkin, Richard Marsh y Hugh Weir.




«En un mundo cambiante donde también empezaba a haberlas de carne y hueso, las investigadoras privadas rompieron los principios de escayola de la época victoriana, saltándose los roles establecidos».
CARMEN MORÁN, El País